Durante los últimos 100 años, a medida que el mundo se ha vuelto cada vez más interconectado, los gobiernos y asociaciones internacionales han impulsado activamente a los estudiantes a estudiar en el extranjero, al tiempo que invita a los estudiantes a estudiar en los campus de origen. Esta tendencia se ha acelerado durante la última década. Los programas de becas se han desarrollado y numerosos gobiernos han vinculado objetivos de política exterior a la educación internacional. Hay una serie de razones por las cuales los gobiernos favorecen la educación internacional:
1) Relaciones internacionales: Para construir las relaciones internacionales entre países de origen y el país anfitrión y tener beneficios económicos y culturales
2) Objetivos de desarrollo: el desarrollo de las habilidades académicas y transculturales de los nacionales del país de emigración.
3) Transferencia de los sistemas modernos e ideas: transferencia de tecnología, innovación, mejoras de calidad y mejores prácticas.
4) Campuses multiculturales: para un conocimiento global y un aprendizaje intercultural
5) “Ciudadanía global” y “ciudadanos globales” , comprensión mutua, reducción de los prejuicios y, en última instancia, la coexistencia pacífica y la cooperación.

En mi investigación de doctorado miré a la “diplomacia de persona a persona” en el contexto de los estudiantes saudíes en Nueva Zelanda, que es fundamental para los objetivos anteriores. A través de la educación internacional, los estudiantes desarrollan las redes personales y vínculos con el país de acogida, y pueden actuar como puentes para la inversión y el comercio extranjero. Este es un aspecto importante de la política de relaciones exteriores y su desarrollo económico. Los países de origen y de destino entienden las implicancias, por lo que la educación internacional se ha vuelto muy importante para todos los países que participan en el intercambio internacional. Los gobiernos esperan que los estudiantes internacionales van a favorecer a las empresas del país anfitrión durante el desarrollo de su carrera, debido a la estrecha relación que se desarrolla con el país. Mientras el Reino Unido y los Estados Unidos han sido los países tradicionales para estudios en el extranjero, otros países menos tradicionales, como Australia y Nueva Zelanda, están siendo cada vez más populares entre los estudiantes internacionales. Esto sugiere que los beneficios obtenidos con anterioridad por los mercados tradicionales de estudio, ahora están siendo compartidos por otros países. Y así, todos nos volvemos cada vez más globales.

Bridget Egan,
Director Gerente de Global Student